Clientela

Lo esperaba desnuda sobre la cama árida.
Donde las sábanas opacas, percudidas por el tiempo, se pegaban a mi cuerpo mojado. 

Él buscaba lunas sobre lunas, aferrado al marco de la ventana exasperada por el ruido, aquella ventana de aquella misma habitación donde su boca me habría de gemir por primera vez en el cuello.
Vi su frente acercándose a mi, mientras su espalda amplia se reflejaba con un rayo de luz del neón de la vereda del frente...
Llegó a la cama con sus ojos luminosos e intensos sobre el color oscuro, sus ojos que buscaban algo que nadie había buscado antes, fijando sus besos como acuarela que se disolvía en mis pechos blancos , dilatando mis pezones con sus labios reproductores de poesías, mientras el trazo de sus manos se desplazaba lentamente sobre mis piernas abiertas... 

Parecía que quería meterse adentro mio y borrar mis ojos saturados, mi corazón longevo con matices ocultos, brillantes y frágiles.
No sabía como se llamaba y creo que no me importó hasta que terminó el último orgasmo de esa noche, aterciopelada en sus manos fuertes que se mezclaban con facilidad a acariciar mi pelo dormido por los movimientos de la traslucida agitación de nuestros cuerpos.


- ¿Cuál es tú nombre?


- Me llamo Manuel Cienvalles - me dijo unos minutos después al marcharse.


Lo dijo sabiendo que ese era el éxtasis de la noche, dejar resonando su nombre en mis oídos.

Olivia.

17 comentarios:

Diego dijo...

Uff, guau. Qué buen relato! Siguiendo...
Saludos x 1000

campoazul dijo...

Genial, un encuentro contado por las dos partes, no me lo esperaba y reconozco que me encantó, al fin un encuentro es cosas de dos...
Pasión y sensualidad por doquier, normal que no se olvide.

Besitos.

Sol. dijo...

guau! no tener palabras.
lindo encontrarlxs, nos estaremos leyendo.
beso.

La chica de la farmacia dijo...

"Fijando sus besos como acuarelas..."
Ohhhh...
Me encanta.
Se está poniendo bueno, che!
Un beso

Mel dijo...

:) hermoso!!!
"Él buscaba lunas sobre lunas, aferrado al marco de la ventana exasperada por el ruido, aquella ventana de aquella misma habitación donde su boca me habría de gemir por primera vez en el cuello"
Se han despertado todos mis sentidos a un mismo tiempo, una linda mezcla de sensaciones

Celeste siempre dijo...

Pero me dejaste sin palabras.
¡Increíble continuación!
Espero lo que sigue, con ansias.
Saludos desde el alma.

Lucas Craig dijo...

Me gusta...
Un estilo que no suelo encontrar en mi repertorio: misterio disolvente, lujuria y excitacion, mezclados y dilatandose. Todo es un conjunto de euforia tranquilizadora.

Nos estamos leyendo, que no se corte!

Lucas

Juanjo dijo...

El nombre importaba después del orgasmo.

Aunque ella no sabía todavía que él era un poeta. ¿Lo intuía quizás?

Muy buenos los dos capítulos. Espero la continuación.

La sonrisa de Hiperión dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

Saludos y un abrazo.

Alís dijo...

Todo el texto me gustó, pero ese final me parece especialmente bueno.
Espero que la historia continúe pronto. Me gusta que esté contada por ambas partes

Besos

.A dijo...

ella si que era el extasis de mis noches!

Dejemonos sorprender dijo...

Muy bueno esto.. me gusta como lo escribes..
Un saludo!

camino roque dijo...

diálogo a dos? uniendo dos imaginaciones se crearán hermosas incoherencias...

gracias por la visita
gracias por tus (vuestras) palabras

Recomenzar dijo...

vengo de lo de manu y me ha gustado tu escrito sensual y picante...
Abrazos desde el mio

saltar del tren dijo...

Me encantó porque ando por los blogs con un espíritu navideño y de repente me encuentro entre sábana y taaanta sensualidad...dejando las fiestas de lado, me encantó tu texto. Volviendo al clima festivo.
Muchas felicidades!
un abrazo

Diego dijo...

Volviendo a releer...
Feliz 2011 !!!!

Publicar un comentario